La música contemporánea en el cine: El Resplandor II
04/03/13
Cine

Si hay un compositor omnipresente en esta película, ese es Krysztof Penderecki. Vamos a hacer un recorrido por las piezas de Penderecki que Kubrik escoge para su película.

DE NATURA SONORIS Nº1 y 2

El título significa “Sobre la naturaleza del sonido” y está inspirado por Lucrecio y su “De rerum natura” (“Sobre la naturaleza de las cosas”).
Consiste en una exhaustiva exploración, en torno a efectos orquestales y dinámica.
De natura sonoris 1 y 2 se escuchan en algunos momentos  en los que hay un “descubrimiento”: cuando Danny, corriendo en su triciclo, dobla una esquina y ve a las dos gemelas; o cuando Wendy se da cuenta de que el coche de nieve ha sido inutilizado por Jack; o al descubrir el espectador el cadáver de Jack congelado en la nieve. Estos momentos se acentúan con un cambio brusco en el timbre o intensidad de la música.
EL DESPERTAR DE JACOB, K. Penderecki

Escuchamos El despertar de Jacob (de 1974) en momentos como la primera vez que Danny habla con el espíritu “Tony”, cuando Jack despierta de su pesadilla (muy adecuado el título) y cuando el propio Jack entra en la 237 para encontrarse con la bañista desnuda; esta música parece, pues, acompañar a las escenas que supongan alguna “iniciación” en lo desconocido.
POLYMORPHIA, K. Penderecki

Esta pieza fue compuesta en 1961 y estrenada un año después. A finales de los años 5o y principios de los 60, Penderecki comenzó a experimentar con las posibilidades técnicas y sonoras de los instrumentos, particularmente de las cuerdas, con articulaciones no convencionales (col legno, tapping…) y un peculiar tratamiento de la afinación (utilizando por ejemplo cuartos de tono). Para hacer esto Penderecki abandona la notación tradicional e inventa su propia notación gáfica, inspirada por los electroencefalogramas.

En griego poli significa muchos y morphia significa forma, de ahí que polimorphia se pueda traducir por “múltiples formas”. Las “formas no se refieren aquí a formas musicales sino a efectos musicales. Es una pieza que experimenta con la mezcla de ruido y sonido. En vez de melodía utiliza clusters, microtonos y glissandi. Es significativo que el compositor acaba esta obra, completamente atonal, con un acorde de do Mayor, que genera incredulidad y sorpresa en el oyente.

Kubrik utiliza esta desconcertante pieza principlmente para remarcar la compleja relación entre Jack y Wendy, pues aparece cuando ella descubre que el libro de Jack consta de una sola frase, cuando le arrastra, inconsciente, hasta encerrarle en la despensa, o cuando él le habla desde la despensa de que se va a llevar una sorpresa cuando compruebe el estado del coche oruga y del radioteléfono.

 

UTRENJA-EWANGELIA

En El resplandor aparece en los momentos más fuertes o violentos del film: cuando Wendy golpea Jack con el bate, cuando Jack mata a Halloran con el hacha, el grito de Wendy al ver escrito “asesino” (murder =”redrum” al revés) en la puerta, o al descubrir el cadáver de Halloran.

Esta música es altamente efectiva cuando se asocia a los zooms, los cortes de edición y los movimientos de los actores.

 

KANON

El canon es un procedimiento contrapuntístico que consiste en hacer que una parte empiece la melodía y después el resto de las partes la sigan imitando el diseño melódico inicial. En el caso de Penderecki, hay una experimentación tímbrica más que melódica. La pieza se puede dividir en 5 partes siguiendo la estructura ABABA, como sigue:
A1) escuchamos sonidos inciertos, que presagian algo negativo.
B1) hay una sucesión de confusos sonidos estridentes. La interpretación está grabada en 2 cintas magnéticas, que son reproducidas después.
A2) escuchamos la grabación de A1 y sobre eso toca la orquesta.
B2) escuchamos la grabación de las cintas de B1: la primera del 2’00’’ a 2’58’’, la segunda de 2’47’’ a 4’00’’. Otra vez la orquesta toca sobre las grabaciones. Así, hay 3 fuentes sonoras. El resultado es frenético, explosivo y desconcertante.
A3) la orquesta toca frases similares a las de A1 sobre la grabación de A1

Esta pieza está llena de sonidos cacofónicos y chirriantes de los violines, que aumentan paulatinamente la tensión de la escena. De hecho, “Kanon” acompaña a escenas de especial tensión con escalofriantes picos de estridencia.

Write a comment

Name *

E-mail *

Website

Message *

0 Comments

There are no comments yet.