¡Qué dura es la vida del músico!

Siempre recuerdo con cariño los primeros trabajos como violinista. Con trabajo me refiero a cualquier cosa mínimamente remunerada, porque de bolos gratis ya me había hinchado a estas alturas. Ahí estaba yo en mis últimos años de conservatorio, la gran promesa del violín. Y de repente recibo una llamada de RTVE: iba a tocar en […]